Inicio Mi persona Información Artículos Foro Enlaces
Leido para vosotr@s
   

                                                                                                Volver   

 

 

 

Igual, pero no lo mismo. De anticoagulantes y otras cosas.

M� Ángeles Fernández.

 

La utilización de los anticoagulantes orales de forma crónica y los riesgos que pueden derivarse de un conocimiento superficial del tema, son responsables de algunas confusiones e inexactitudes que pueden repercutir negativamente en la ya precaria salud del paciente anticoagulado. Sirva, pues, este artículo para puntualizar algunos aspectos referidos a los anticoagulantes otales.

1. ALDOCUMAR y SINTROM son iguales, pero no lo mismo. ALDOCUMAR es warfarina; SINTROM es acenocumarol. Ambos poseen las mismas características: son anticoagulantes orales; poseen el mismo mecanismo de acción alargando el tiempo que la sangre tarda en coagular; evitan que se produzcan trombosis y embolias, pero, a la vez, pueden ser responsables de hemorragias graves; son difíciles de manejar porque poseen un margen terapéutico estrecho, y pueden dañar al feto en el útero. Sin embargo, poseen una vida media diferente que les confieren diferentes ventajas e inconvenientes, y las cantidades de uno y otro no son equivalentes; por lo tanto, no da lo mismo manejar uno que otro.

2. ALDOCUMAR de 1, 3, 5 y 10 mg son todos comprimidos de warfarina, pero no da lo mismo utilizar uno que otro porque las cantidades de los comprimidos son diferentes, es diferente el color y es diferente el ranurado por lo que no se pueden fraccionar de la misma forma: el comprimido de 10 mg se puede fraccionar en cuatro partes y es de color blanco; los comprimidos de 5 mg (de color amarillo), los de 3 mg (de color azul) y los de 1 mg (de color rosa) sólo se pueden fraccionar a la mitad.

3. SINTROM Uno y SINTROM 4, ambos son acenocumarol y de color blanco. No da lo mismo utilizar uno que otro porque no poseen la misma cantidad de producto por comprimido, lo que se diferencia en el tamaño, que es diferente. Sintrom 4 va ranurado en cruz, por lo que se puede partir en cuatro partes (poco exacto); Sintrom Uno no va ranurado, aunque se puede fraccionar a la mitad.

4. ¿Se debe administrar SINTROM en una � en dos dosis diarias? En nuestra opinión, si se tiene en cuenta el número de errores que se cometen, el porcentaje de olvidos de las dosis y el número de episodios hemorrágicos, da lo mismo administrar Sintrom en una dosis o en dos dosis diarias. Sin embargo, no da lo mismo que el paciente tome una o dos dosis porque la cantidad semanal a administrar es diferente, la estabilidad de los controles es diferente, las interacciones afectan de forma diferente, la seguridad en el manejo del fármaco es diferente y la eficacia clínica podría ser igualmente diferente.

5. Las PUNCIONES CAPILAR y VENOSA son iguales porque ambas sirven para realizar el control (determinación del INR), ambas requieren práctica, ambas deben proporcionar la cantidad de sangre suficiente para realizar el control, ambas necesitan la colaboración del paciente y disponer del material adecuado. Pero no da lo mismo realizar una punción capilar o venosa porque no se obtiene la misma sangre, porque el rango terapéutico que debe fijarse es diferente y porque requiere una organización del servicio diferente.

6. AUTOCONTROL y CONTROL CONVENCIONAL sirven igualmente para realizar el control (determinación del INR), necesitan la colaboración del paciente, requieren un especialista (en anticoagulación) responsable del paciente y requieren una comunicación médico-paciente. Sin embargo, no son lo mismo porque no necesitan la misma cantidad de sangre, no se realizan con la misma frecuencia, no presentan la misma comodidad, no proporcionan la misma libertad ni la misma seguridad y no presentan la misma disponibilidad.

7. El CONTROL cada CUATRO o cada OCHO semanas es igual si se tiene en cuenta que el control se realiza de la misma forma y que se dosifica de la misma forma. Sin embargo, la dificultad para dosificar es diferente, la seguridad del tratamiento es diferente, la eficacia del tratamiento puede ser diferente y el cumplimiento del paciente puede ser diferente.

8. ¿Es igual hacerse el CONTROL en un SITIO que en otro? Si unicamente se tiene en cuenta la expresión del resultado del contro, da igual porque en todos los sitios se expresa en INR. Pero no es lo mismo. Y no es lo mismo porque la organización de cada sitio es diferente, porque la forma de dosificar no es la misma (depende de la experiencia del que dosifica) y porque la relación médico-paciente no es la misma en todos los sitios, aparte de que la base de datos con el histórico del paciente no es universal.

9. ¿Da lo mismo que el CONTROL DEL PACIENTE ANTICOAGULADO lo realice el HEMATÓLOGO o ATENCIÓN PRIMARIA? Teniendo en cuenta que ambos pueden realizar el control, pueden tener el mismo interés por el paciente y pueden ser igualmente expertos en la dosificación del fármaco, teoricamente daría lo mismo que el paciente se controlara en un sitio u otro. Sin embargo, hay que tener en cuenta que unos y otros no poseen la misma formación clínica ni poseen la misma formación de laboratorio ni tienen la misma dispoibilidad para tratar las complicaciones.

Volver

 

 

 
 

 

Último libro: Anticoagulantes orales

Sinopsis: Libro de consulta aportando la experiencia de la autora sin olvidar los aspectos científicos sobre el manejo de los anticoagulantes orales, analizando diferentes modelos de gestión, el Autocontrol y la legislación vigente. (304 págs.)  30 euros

 

 

 

   M� Ángeles Fernández Fernández

   C/ Rubén Darío, 5 pta. 19

   46021 Valencia

   Tel. +34 96 3618651

   info@angelesfernandez.com